Andrés Iniesta, el héroe de Sudáfrica

Ciudad del Fútbol 10 Mayo 2013
Andrés Iniesta cumple hoy 29 años y su imagen marcando el gol de la victoria contra Holanda en el Mundial de 2010 permanece en la retina de todos los españoles

Andrés Iniesta, nacido en Fuentealbilla, Albacete, el 11 de mayo de 1984, es uno de los referentes de la Selección española porque encarna muy bien su estilo de juego de toque y elaboración y su mentalidad ofensiva.

Su trayectoria futbolística ha destacado por dejar su huella en cada una de las categorías por las que ha pasado. Con las selecciones Sub-16 (en 2001) y Sub-19 (2002) se proclamó campeón de Europa y fue el capitán de la Sub-21. En 2003 formó parte del equipo español que jugó el Campeonato del Mundo Sub-20 de los Emiratos Árabes Unidos, entrando en el equipo All Star de la FIFA. Allí fue subcampeón mundial tras perder la final contra Brasil por 1-0, en un torneo en el que marcó el tanto de la victoria en semifinales contra Colombia.

Andrés Iniesta, con 22 años, debutó en su tierra albaceteña con la Selección española en el estadio Carlos Belmonte el día 27 de mayo de 2006 en un encuentro amistoso de preparación para el Mundial 2006. Lo recuerda aún como "uno de los días más especiales de mi carrera".

Sólo dos veces había sido convocado con la Selección nacional cuando Luis Aragonés decidió incluirle en la lista para el Mundial del año 2006 y hacerle debutar ante Arabia Saudí, como titular. Antes de jugar aquel encuentro admitía que le hacía "una especial ilusión debutar en el Mundial de Alemania 2006. Ojalá todo salga bien. Todos los que estamos aquí tenemos ganas de hacerlo bien y que España llegue muy lejos, que es lo principal».

Marcó su primer gol, un tanto que dio la victoria a España por 0 a 1, en un amistoso contra Inglaterra el 7 de febrero del 2007. No sólo fue un gran gol sino que lo consiguió en un entorno especial, en el mítico Old Trafford.

En la Eurocopa de 2008 fue decisivo pese a empezarla con problemas físicos. En la semifinal ante Rusia, dos de los tres goles de España partieron de sus botas. Luis Aragonés mostraba abiertamente su admiración cuando aseguraba que "(Iniesta) es excepcional en el uno contra uno y extraordinario en el último pase. Iniesta nos da muchísimo. Es el jugador que más da a España".

Aquella Eurocopa fue un antes y un después para la Selección y para el propio Iniesta: "La Eurocopa de 2008 fue importante, porque demostramos que con un grupo de jugadores que no eran fuertes físicamente, se podía ganar", comentaba el jugador.

Su gol ante Holanda en la final del Mundial de 2010 le consagró como un héroe nacional. Completó un gran campeonato ya que anotó en la primera fase contra Chile (2-1) y fue declarado mejor jugador en tres partidos.

Iniesta, de todas formas, guarda un recuerdo diferente de su tanto en el Soccer City de Johannesburgo, en el minuto 116: "Cuando controlo el balón, sé que va a ser gol. Solo tuve que esperar a que bajara para pegarle. ¿Y por qué baja? Por la ley de la gravedad. Puestos a buscar razones, también me ayudó a meter el gol ese detalle. Lo que he conseguido, visto desde la plaza de Fuentealbilla en la que jugaba de niño, es impensable. No, yo no soñaba esto. Pero lo mejor de todo es la sensación de que, una vez logrado, me quedan muchas cosas por hacer. Eso me hace muy feliz".

Dos años después, en la Eurocopa de 2012, volvió a ser uno de los pilares en los que se edificó el triunfo español y fue declarado mejor jugador de la Eurocopa de Polonia/Ucrania, relevando en el palmarés de este galardón a su compañero Xavi Hernández, quien lo fuera en la anterior Eurocopa de Austria/Suiza 2008.

Y, en concreto, la final ante Italia supuso para España y para el propio jugador otro momento decisivo: "Necesitábamos un partido como el de Italia en la final. Fue el más completo de cuantos jugamos. Movimos la pelota muy deprisa. La velocidad y la agresividad que mostramos nos mostró el camino".

Iniesta es uno de los jugadores que mejor entiende la filosofía que defiende Vicente del Bosque que ha dicho de él cosas como que "Andrés representa a todos los demás, toda la selección".

Y tan es así, que por donde va, Iniesta defiende el estilo que ha dado renombre a la Selección, dos eurocopas y un Mundial: "El fútbol no es una ciencia y jugar como nosotros lo hacemos no te asegura ganar. En realidad, jugamos de esta manera porque nos encaja. Nosotros no tenemos jugadores para percutir. No hay pragmatismo. Jugamos así porque es la manera en que creemos que tenemos más opciones de ganar. Pero la forma de jugar del Barcelona o la Selección no es la única. El fútbol de contragolpe, por ejemplo, tiene mucho mérito. Que haya estilos diferentes es lo que hace maravilloso a este deporte. Ahora, lo que hacemos nosotros no es sencillo".

Ese es Iniesta, uno de los grandes de la Selección. Grande por su calidad futbolística y más grande aún por su grandeza y modestia personal.