Esta es la curiosa historia de un nombre que todos conocen: "Pichichi"

Ciudad del Fútbol 23 Mayo 2017
Se cumplen 125 años del nacimiento del futbolista internacional, Rafael Moreno "Pichichi", plata en los Juegos Olímpicos de Amberes. Fue pionero, goleador, árbitro y leyenda

El capitán del equipo que juega por primera vez en el estadio bilbaíno de San Mamés sigue topándose frente a frente con la mirada metálica de Rafael Moreno Aranzadi Pichichi, inmortalizado en un busto que recuerda su figura y ante el que se sigue realizando una ofrenda floral por parte del conjunto que debuta en La Catedral.

La tradición casi centenaria -el Leganés fue el último en llevarla a cabo hace sólo días- dice mucho de la carismática figura de este inolvidable extremo izquierdo, uno de los pioneros que representaron a España durante los Juegos Olímpicos de Amberes en 1920, el torneo en el que nació la Selección con gol incluido del vasco para cerrar el último duelo contra Holanda y cubrir de plata a aquel equipo de aventureros.

Sobrino-nieto del escritor Miguel de Unamuno, a Rafael Moreno le apodaron Pichichi -diminutivo de pequeño en vasco- por su afición a medirse con niños más mayores que él lo que dice mucho tanto de su carácter arrojado como de la velocidad en quemar etapas como adelanto de un destino demasiado prematuro.

Jugó cinco partidos con la Selección, todos durante los Juegos de Amberes en los que marcó el último gol de España

Con 19 años debutó en el Athletic Club para retirarse diez años después de su aventura olímpica con la Selección y convertirse después en árbitro por puro amor al fútbol.

Era tan querida su figura que el artista vizcaíno Aurelio Arteta le hizo protagonista de su cuadro Idilio en los campos de sport en que se le pinta rondando a su futura mujer Avelina Rodríguez de cuyo matrimonio nació su hija Isabel.

Alegre, sociable, habitual de los restaurantes del Casco Viejo bilbaíno donde solía invitar a sus compañeros, la fiebre tifoidea se lo llevó en 1922, cuando aún no había cumplido ni siquiera treinta años de edad, dicen que por comer una partida de ostras en mal estado.

Unas décadas después el diario Marca utilizó su nombre para premiar al máximo goleador de Primera División, mientras desde mucho tiempo antes y hasta la actualidad siguen realizándose las ofrendas florales ante su busto en San Mamés.

Por cierto que aprovechando la última reforma del estadio, el pequeño monumento se ha trasladado desde el palco de autoridades a la entrada del túnel de vestuarios, donde Pichichi sigue allí de cara al césped, contemplando eternamente el campo de sus sueños.


Ofrenda floral al busto de Pichichi en el estadio de San Mamés