Fotos con historia: La medalla de oro en Barcelona´92

Ciudad del Fútbol 17 Sep 2013
1992 fue un año mágico: JJOO en Barcelona, Expo en Sevilla, conmemoración de los 500 años del Descubrimiento y la Selección rompía su sequía de casi tres décadas sin títulos con la conquista de la medalla de oro de los Juegos

Los JJOO fueron otra de las puertas de entrada a la modernidad para un país que había consolidado su democracia (la Constitución de 1978), reformado su economía (la reconversión industrial en los años 80) y construido una sociedad moderna con el ascenso de las clases medias.

En el deporte, el país fue capaz de organizar exitosamente unos JJOO y dar un salto cualitativo gracias a políticas públicas bien diseñadas como el Plan ADO que favoreció a que España conquistara 22 medallas cuando 4 años antes , en Seul´88, solo había logrado 4.

Uno de esos grandes éxitos en Barcelona´92 fue el de la Selección española que no sabía lo que era ganar una competición desde 1964.

Dirigidos por Vicente Miera el plantel que fue a los Juegos era el formado por Santiago Cañizares y Toni Jiménez como porteros; los defensas Ferrer, Mikel Lasa, Roberto Solozábal, Juanma López, Abelardo, Paqui, Miguel Hernández, y Rafa Berges. Como centrocampistas actuaban David Billabona, Pep Guardiola, Gabriel Vidal, “Chichi” Soler, Luis Enrique, Javier Manjarín y Emilio Amavisca. Alfonso Pérez, Kiko Narváez y Antonio Pinilla eran los delanteros.

España pasó la fase de grupos de forma impecable: ganando por 4 a 0 a Colombia y por sendos 2-0 a Egipto y Catar. Sin recibir ni un solo gol en contra.

"Tal vez habría sido mejor haber convivido con los demás deportistas, pero no fue una cosa que echásemos de menos porque estábamos concentrados y había un gran grupo. Estuvimos dos o tres semanas en Cervera de Pisuerga (Palencia) y luego prácticamente un mes en Valencia. Y no era como ahora: no había móviles, redes sociales, casi ni videojuegos... Así que jugábamos a las cartas. Recuerdo que había tardes que íbamos a los karts", recordaba en una entrevista en el diario El País, el defensa Abelardo.

Tras deshacerse de Ghana por 2-0 en la semifinal, la final en Montjuic fue contra Polonia. Fue un partido muy disputado, en el que los polacos se adelantaron gracias a un tanto de Kowalczyk.

En la segunda parte remontó España. Guardiola botó una falta y Abelardo, de cabeza, hizo el empate. Cinco minutos más tarde, Kiko ponía a los españoles por delante, aunque Staniek empataba poco después.

Todo apuntaba a una sufrida prórroga. Pero entonces apareció Ferrer, que sacó un corner. El balón le llegó a Luis Enrique, cuyo remate rechazó la defensa. El esférico lo recogió Kiko, que logró el tanto de su vida, el tanto de la victoria, que daba la medalla a la Selección.

"En ese momento sentí que me saqué el carnet de futbolista. Venía del Cádiz, de las promociones, entré por la lesión de un compañero en esa selección olímpica y me veo marcando un gol que pasó a la historia de nuestro fútbol. ¡Fue precioso! Cuando marqué aquél y ganamos la medalla, me convencí de que iba a vivir del fútbol", confiesa aún hoy el jugador gaditano.

La Selección ponía fin así a una maldición de casi 30 años y se convertía en un precedente dorado de lo que vendría tres lustros más tarde.