Internacionales > R. ZAMORA

Ricardo Zamora Martínez
R. ZAMORA
Ricardo Zamora Martínez
Barcelona, Barcelona · 21/01/1901
Goles: 0
Partidos: 46
Ganados: 31
Empatados: 7
Perdidos: 8

El primer guardameta que ocupó la portería de la Selección fue Ricardo Zamora quien lo hizo en los Juegos Olímpicos de Amberes de 1920. Fue en el partido ante Dinamarca y logró mantener su portería a cero en la victoria por un gol del equipo que dirigía Paco Bru.
 
La hegemonía de Zamora en el marco español duró, casi de forma ininterrumpida, hasta la Guerra Civil de 1936. Fueron 16 años de defender la portería de España, marcando así toda una época.
 
Nacido en Barcelona en 1901 su vida siempre estuvo vinculada al fútbol. Contó alguna vez que "les había prometido a mis padres que dejaría el fútbol para terminar mis estudios. Pero seguía reuniéndome con amigos para jugar y la directiva del Barça vino a hablar conmigo. Poco les costó convencerme de que volviese a tomar los botines y los guantes".
 
Zamora jugó los cinco partidos que nos valieron la medalla de plata en aquellos JJOO del 20 y luego fue titular indiscutible durante todos los años 20 salvo por una excepción, los JJOO de 1928 en Amsterdam cuando no fue convocado y su puesto fue ocupado por Jauregui.
 
Disputó un total de 46 partidos internacionales entre 1920 y 1936, una cifra récord que tardaría 40 años en ser superada (lo haría otro portero, José Ángel Iríbar en 1976). 
 
Según la FIFA “aglutinaba las virtudes de un arquero de excepción: reflejos felinos, nervios de acero, fuerte personalidad y una gran seguridad bajo palos. Y una impresionante confianza en sus cualidades, tanta como para inventarse una parada propia, la 'zamorana', que consistía en despejar el balón con el antebrazo o codo: una suerte arriesgada y que pocos se atreven a replicar".

Conocido como “El Divino” y creador de la técnica llamada "la zamorana", consistente en rechazar el balón con el codo o antebrazo, disputó no solo los JJOO de Amberes 1920 sino también los Juegos de París 1924 y el Mundial de Italia 1934.
 
Jugó consecutivamente los primeros 26 partidos disputados por la selección nacional hasta que en los JJOO de Amsterdam (1928) no fue seleccionado al ser considerado "profesional".
 
Zamora retornaría al marco español hasta 1935, periodo durante el cual sólo la dejaría la portería en tres ocasiones, una en el partido de desempate con Italia en el Mundial del 34 tras caer lesionado en Florencia. Tras el Mundial jugaría sólo dos partidos más, el último ante Alemania, el 23 de febrero de 1936, en el estadio de Montjuic.
 
¿Cómo entendía Zamora lo que representaba ser portero?

Ya retirado confesaba lo siguiente: "No hay que perder nunca de vista el balón hasta que no lo tengas absolutamente controlado. Y eso es muy cierto y le pasa a muchos porteros, que no miran la pelota hasta el último momento, se creen que ya la tienen en su poder, miran hacia otro lado y pierden el control. También hay que aprender el sentido de colocación; pero la colocación en un arquero es una cuestión un poco innata, no es fácil aprenderla. Como los reflejos, o naces con ellos o no los adquieres. Los puedes mejorar un poco, hay algunos modos. Pero no es tan simple".