Mundial Fútbol sala
2
Mundial Fútbol sala
Mundial Fútbol sala
2000
 
En fútbol sala, el 3 de diciembre de 2000 es una fecha inolvidable ya que España conquistó su primer Campeonato del Mundo en Guatemala al ganar en la final al equipo que disfrutaba de la hegemonía en este deporte, Brasil.

Con 2-3 favorable a los brasileños llegó el momento de Javi Rodríguez, quien transformó en el minuto 35 el doble penalti que significaba el empate a tres.

A falta de un minuto, el portero español, Jesús Clavería, detuvo un disparo y dio inicio a una jugada de contragolpe, que acabó en una pena máxima que Javi Rodríguez transformó en el gol de la victoria. Era la primera estrella de Campeón del Mundo en la camiseta de la Selección de Fútbol Sala.

"Nunca podré olvidar la final de Guatemala. Todo aquello fue muy bonito, maravilloso porque era la primera vez que ganábamos un Campeonato Mundial. Los brasileños habían dominado el futsal desde que se inició y creo que vino bien bajarlos un poquito de la nube", recuerda Javi Rodríguez.
 
Allí nació el que llegó a llamarse “el espíritu de Guatemala” base de los éxitos posteriores de un equipo en el que brillaron grandes estrellas: Julio, Santi, Adeva, Orol, Joan, Kike, Paulo Roberto, Riquer, Luis Amado, Guillermo y Ricardo.

2004

Cuatro años después de Guatemala 2000 llegó la oportunidad de sumar una nueva estrella en el Mundial de China Taipei 2004. 
 
España se deshizo en semifinales a Brasil, que nunca había faltado a una final, y luego derrotó a Italia en un gran partido del cuadro nacional, en donde marcaron Kike, de fuerte disparo, y Marcelo, con un tanto de clase. 

El actual Seleccionador José Venancio López explica que “fue la confirmación. Fue el mundial donde habíamos demostrado que teníamos esa mentalidad y esa capacidad para competir y que habíamos sido campeones del mundo en Guatemala. Una Selección donde hubo problemas con jugadores lesionados que no pudieron ir y todo eso hizo que el grupo se uniese y se mentalizase de que a pesar de todo se podía volver a repetir el éxito de Guatemala".
 
España llegaba como campeona y se impuso 2-1 en la final a Italia, que era, a su vez, la vigente campeona europea.

Para toda una leyenda del Fútbol Sala como Enrique “Kike” Boned, en esa experiencia fueron "capaces de ser un equipo con mayúscula, nadie pensaba que con el equipo que llevábamos no íbamos a poder ganar. Fuimos capaces de conseguir el título, Fuimos capaces de volver a demostrar que era España en Futbol Sala, y mi participación fue otra, con más importancia, mas partidos, con gol en la final… En cuanto a lo colectivo recuerdo conseguir esa segunda estrella, ese segundo mundial que era tan importante. Yo creo que la fotografía fue esa tanda de penaltis contra Brasil en semifinales, donde nos jugábamos el mundial, una final anticipada, y se convirtió en un recuerdo inolvidable. Y a nivel individual marcar ese gol de penalti tan importante es impresionante, y yo puedo decir que tuve esa suerte".