Mundial
1
Mundial
Mundial
2010
Por primera vez en su historia, la Selección consiguió proclamarse Campeona del Mundo en 2010. Un legendario gol de Iniesta en el minuto 116 ante Holanda daba la victoria al equipo entrenado por Vicente del Bosque.
 
Tras caer con Suiza en el partido inaugural del Mundial de Sudáfrica, España fue de menos a más: Suiza se impuso por 1-0 al equipo de Vicente del Bosque y tocó a partir de ese momento remar a contracorriente.

Y no fue fácil pero el equipo estuvo a la altura. Ganaron 2-0 a Honduras y se jugaron la clasificación ante Chile. La muy trabajada victoria por 2-1 ante los sudamericanos nos colocó en octavos y ahí se inició el camino triunfal hasta la final.

 "Aún lamento la derrota contra Suiza, fue una catástrofe moral para nosotros. Un punto en el juego contra Suiza bastaba para que con un empate contra Chile consiguiéramos la clasificación. Daría la clasificación para ambos... Nosotros estamos aquí para advertir que el Mundial es difícil. Perdimos una gran oportunidad sobre Suiza", afirmaba el entrenador español poco después de la derrota ante los helvéticos.

Entonces, primó la unidad, el grupo y el trabajo. En palabras de Del Bosque en 2010: "Veníamos con toda la ilusión de que íbamos a ser campeones y a la primera 'raca'. No buscamos culpables. Y ese era el objetivo. Los culpables éramos todos".
 
Tras superar a Portugal, Paraguay y a Alemania (con aquel memorable gol de cabeza de Puyol) en octavos, cuartos y semifinales, España se plantó en la final de Johannesburgo.
 
El tanto de Iniesta dio paso a la elevación hacia el cielo de la Copa del Mundo por parte del capitán, Iker Casillas.
 
Ese gol ante Holanda en la final del Mundial de 2010 lo consagró como un héroe nacional. 
 
Así rememoraba Iniesta su histórico tanto: "Cuando controlo el balón, sé que va a ser gol. Solo tuve que esperar a que bajara para pegarle. ¿Y por qué baja? Por la ley de la gravedad. Puestos a buscar razones, también me ayudó a meter el gol ese detalle. Lo que he conseguido, visto desde la plaza de Fuentealbilla en la que jugaba de niño, es impensable. No, yo no soñaba esto. Pero lo mejor de todo es la sensación de que, una vez logrado, me quedan muchas cosas por hacer. Eso me hace muy feliz".