Qué es de... David Albelda

Ciudad del Fútbol 16 Abr 2015
David Albelda Aliqués (La Pobla Llarga, Valencia, 1977) fue en 51 ocasiones internacional con la Selección absoluta entre 2001 y 2008. Le hemos entrevistado para saber qué es de él


Albelda tuvo, de la mano de Iñaki Sáez, la oportunidad de disputar los Juegos Olímpicos de Sídney 2000 con la Selección olímpica de España, donde consiguió la medalla de plata. En aquella final, contra Camerún, marcó un gol en la tanda de penaltis que dio el título a los africanos.

Al año siguiente, el 5 de septiembre de 2001, debutó con la Selección absoluta en un encuentro frente a Liechtenstein, convocado por el Seleccionador José Antonio Camacho.

"Siempre es lo máximo llegar a la Selección. Es el sueño cumplido para cualquier jugador. Además, te quedan para siempre recuerdos fantásticos. Son muchas las anécdotas después de tantos viajes, concentraciones y convivencias juntos", recuerda Albelda.

Participó en el Mundial de 2002 de Corea del Sur y Japón, y en 2004 estuvo en la Eurocopa 2004 en Portugal convocado por quien le conocía muy bien, Iñaki Sáez: "Me tocó estar con técnicos  de la talla de Camacho, Sáez y el grandísimo Luis que nos hizo campeones gracias a que se le dio la confianza suficiente para que su proyecto fructificara".

Siguió siendo un jugador clave para el Seleccionador Luis Aragonés que lo convocó para el Mundial 2006 en Alemania. Su último aporte fue colaborar para que el equipo se clasificara para la Eurocopa de 2008. "No tuve la suerte de vivir los grandes éxitos de la Selección porque a partir de febrero de 2008 dejé de se convocado. Pero tuve la ocasión de coincidir con Iniesta, Sergio Ramos, Xavi e Iker Casillas. Era una generación magnífica y ya se veía que apuntaba alto".

Ahora, dos años después de colgar las botas en 2013, Albelda está centrado en formarse como profesional del deporte y se está preparando para obtener los títulos de entrenador y de director deportivo; además trabaja como analista para la radio comentando partidos: "Formarse es muy importante y nunca se sabe para que puede servir en el futuro. En cuanto a lo de comentarista, al final es muy fácil hablar de algo que he vivido en carne propia".