La Selección y el Bernabéu: un matrimonio de éxitos y llenos en las gradas

Ciudad del Fútbol 15 Jul 2017
Carmelo Rubio
El estadio madrileño, donde España recibirá a Italia el próximo 2 de septiembre, es el que más veces ha acogido los encuentros del combinado nacional

El 21 de junio de 1964, en una tarde nublada con lluvia fina en el ambiente la Selección española de fútbol consiguió su primer gran título y el mayor éxito de todo el siglo pasado.

España se impuso a la URSS por dos tantos a uno en la gran final de la Eurocopa de naciones con goles de Chus Pereda y Marcelino Martínez Cao ante un Bernabéu abarrotado celebrando el triunfo de la Selección.

Aquel día se consumó al más alto nivel la unión entre el combinado nacional y el estadio madrileño, que sigue siendo el que más veces ha acogido un partido de España con un total de 44 ocasiones, que serán 45 el próximo 2 de septiembre cuando el combinado de Julen Lopetegui reciba a Italia en un duelo decisivo para la clasificación del Mundial de Rusia.

El estadio se inauguró a finales de 1947 como estadio Nuevo Chamartín y ocho años después adoptó su denominación actual en honor a quien fuera el gran presidente del Real Madrid CF.

Durante catorce años seguidos el Santiago Bernabéu acogió todos los partidos oficiales que España disputó como local y en 1982 vio también a la Selección durante la segunda fase del Campeonato del Mundo disputado en nuestro país.

Las entradas para el España-Italia podrán adquirirse próximamente a través de internet a partir de sólo 10 euros

Además dio suerte al equipo entrenado por Vicente del Bosque camino del Mundial de Sudáfrica 2010 con victoria por la mínima ante Turquía gracias a un gol de Gerard Piqué.

Un encuentro amistoso frente a Colombia hace seis años ha sido la última vez que España ha jugado en el Bernabéu, adonde regresará el próximo dos de septiembre en un apasionante derbi mediterráneo en el que están en juego gran parte de las opciones de clasificación para la cita mundialista.

Un choque que volverá a requerir de una afición acostumbrada a llenar el Coliseo de la Castellana y que seguro que volverá a estar al lado de la Selección en un momento trascendental.