El Seleccionador más exitoso de la historia del fútbol español

Ciudad del Fútbol 30 Jun 2015
Vicente del Bosque ha marcado un antes y un después en la historia de la Selección, uniendo su nombre al de míticos como José Villalonga, Ladislao Kubala, Miguel Muñoz o Luis Aragonés

Vicente del Bosque González deja la Selección española tras dirigir 114 partidos desde que debutó como técnico nacional un 20 de agosto en Copenhague, con triunfo por 0 a 3 frente a Dinamarca. En sus cinco primeros años al frente de la Selección, España se proclamó campeona mundial, en 2010 y de Europa en 2012 convirtiéndose así en el único equipo desde que el fútbol existe capaz de obtener la Triple Corona (Eurocopa-Mundial-Eurocopa) de manera consecutiva. Un mérito compartido con el anterior Seleccionador, Luis Aragonés.

Desde el choque frente a Finlandia en marzo de 2013 en Gijón, es el Seleccionador con más partidos en su haber, superando a Ladislao Kubala, aunque el de Budapest estuvo más de un decenio (1969-1980) dirigiendo a España. De hecho, con el tiempo, ha firmado unos números que están al alcance de muy pocos en el fútbol mundial.

Sus 114 partidos dirigidos a la Selección española de fútbol se saldan con 87 victorias y tan solo 17 derrotas

Un castellano recio forjado en los fríos de Salamanca

Vicente del Bosque González nació en Salamanca un 23 de diciembre de 1950 en el seno de una familia humilde.

Como él mismo recordaba en una entrevista con Juan Cruz en el diario El País: "Supongo que yo soy la consecuencia de mi infancia; no nos damos cuenta y vamos haciéndonos con las cosas que hemos creído haber olvidado. En realidad, no sé si nos dábamos cuenta de todo lo que ocurría. Quizá a otros que tenían 18 o 20 años cuando nosotros éramos unos críos sí les marcó directamente aquella situación de pobreza y de silencio. Ellos acababan de pasar una guerra y eso fue tremendo. Ojalá que nunca pase de nuevo. No creo que vuelva a pasar. Ahora hay más tolerancia, no hay aquella división. Yo, por ejemplo, tengo amigos de derechas y creo que con ellos se produce un diálogo, una tolerancia, que en aquella época no había en absoluto".

Buen estudiante, aplicado como se decía entonces ("la escuela fue un gran goce para mí", confiesa) ya en esa época se caracterizaba por ser reflexivo: "No tanto un perfeccionista, no, un tipo reflexivo. De mi infancia recuerdo eso, ser feliz en la calle".

Tardó en tener clara su vocación, como él mismo recuerda:  "En aquel entonces no tenía muy claro cuál iba a ser mi futuro; ni cuando vine a Madrid, a los 17 años, sabía si de veras yo quería ser futbolista. Vine a la aventura y no sabía si sería o sería jugador; no tenía la visión de que mi vida se iba a encauzar por ahí. Pero en ese viaje terminó mi infancia, quizá. El primer año me dije que si lo hacía bien, tendría fortuna. Soy muy obediente, de modo que si me instruían, pensé, iba a salir adelante".

Su trayectoria deportiva

Pero cuando se encontró con su destino ya no lo abandonó jamás. Fue 18 veces internacional y se hizo cargo del equipo nacional como Seleccionador en 2008 y desde entonces no ha parado de batir récords.

Debutó como técnico de ESpaña un 20 de agosto en Copenhague con triunfo por 0 a 3 frente a Dinamarca, lo que sería el prólogo a una trayectoria ya legendaria. España venció en sus trece primeros compromisos con Del Bosque al frente hasta la derrota contra Estados Unidos en la semifinal de la Copa Confederaciones en Sudáfrica.

Luego, engarzó otros doce triunfos consecutivos hasta el primer partido del Mundial de 2010 en Durban frente a los suizos. La historia no se iba a repetir esta vez y por primera vez una selección levantaba la Copa del Mundo tras perder en su debut.

Después llegaría el segundo gran éxito de su etapa con la Eurocopa de 2012 conquistada goleando a los italianos en la final de Kiev. En estos años con el entrenador salmantino al frente, España se ha proclamado por fin campeona mundial, siendo el único equipo desde que el fútbol existe capaz de obtener la Triple Corona (Eurocopa-Mundial-Eurocopa) de manera consecutiva. Un mérito compartido con el anterior Seleccionador, Luis Aragonés.

Desde el choque frente a Finlandia en Gijón en 2013, el Seleccionador con más partidos en su haber, superando a Ladislao Kubala, aunque el de Budapest estuvo más de un decenio (1969-1980) dirigiendo a España.

Del Bosque ha seguido sumando estos años, ha dirigido 114 partidos en estos años y ha conseguido implantar todo un estilo y filosofía futbolística compartida por todos los jugadores. Además, siempre ha llevado a gala la construcción de un bloque sólido de jugadores que son el pilar del equipo al que se le van añadiendo sangre fresca. Mucho más importante que las victorias es que Del Bosque ha abanderado la unidad y la concordia al equipo nacional, que a su vez se ha transformado en un símbolo que une por encima de las diferencias.

De hecho, es una de las personalidades españolas más admiradas por sus compatriotas: "Tenemos el orgullo de ser apoyados por mucha gente, pero representamos también a nuestro país y nunca podemos ser chabacanos", dijo en una entrevista al diario ABC.

Además, Del Bosque ha favorecido que viejos valores del mundo del deporte vuelvan a tener vigencia, como la caballerosidad. Es un ejemplo para la juventud y ha logrado conformar un bloque unido, solidario y comprometido con la filosofía que encarna el Seleccionador. Y así las alabanzas y reconocimientos hacia el técnico se repiten sin cesar. Por ejemplo, Cesc ha dicho que "Del Bosque es honesto y con él hay pocas injusticias".

E Iniesta ha comentado que "el entrenador es siempre el que marca el camino... Los que jugamos y hacemos buenas o malas las ideas somos los futbolistas. Pero es injusto negarle ese mérito a los entrenadores. Su trabajo es complicado, están solos y a menudo no se les valora".