Conoce los campus que organizan nuestros Sub-21

Ciudad de Fútbol 09 Jul 2014
Pablo Insua, Javier Manquillo, Jesé Rodríguez y Rubén García son algunos de los internacionales que dedican parte de su tiempo para la formación de jóvenes jugadores

A pesar de su juventud, los futbolistas de la Selección española Sub-21 saben lo importante que es recibir una buena formación para llegar a convertirse en profesional y por ello intentan aportar su experiencia en diferentes campus de verano dirigidos a los más pequeños.

El más madrugador de ellos es el que el madrileño Javier Manquillo organiza en su localidad natal, Chinchón, entre el 23 y el 27 de junio y que este año ha vivido su primera edición con niños de entre 4 y 12 años que han realizado multitud de actividades además de los entrenamientos diarios de tecnificación.
 

Los internacionales Sub-21 suelen dedicar parte de sus vacaciones a visitar los campus donde se forman los más pequeños y compartir sus experiencias con ellos

También el valenciano Rubén García ha elegido su municipio de nacimiento, Játiva, para llevar a cabo este año su primer campus para alumnos entre 6 y 16 años que durante la última semana de junio han podido dedicarse en exclusiva a su deporte favorito con visita incluida al estadio levantinista del Ciudad de Valencia.

Entre las propuestas más novedosas se encuentra el campus que el internacional gallego Pablo Insua ha llevado a cabo junto al jugador de fútbol sala Diego Quintela un campus que mezcla fútbol y fútbol sala en la localidad coruñesa de Arzúa y que concluía el pasado 6 de julio.

El grancanario Jesé Rodríguez es otro de los internacionales que dan nombre a su propio campus de verano, el cual se encuentra en curso hasta el próximo 11 de julio. Localizado en la localidad madrileña de Torrelodones, el campus incluye clases de inglés y una visita al estadio Santiago Bernabéu.

Además los Sub-21 que no poseen un campus con su nombre suelen dedicar parte de sus vacaciones a visitar varios de ellos para conocer de primera mano y compartir sus experiencias con los futbolistas más pequeños, aquéllos que seguro sueñan con emularles algún día.