CRÓNICA: Desproporcionada derrota para empezar como en Sudáfrica

Salvador de Bahía (Brasil) 13 Jun 2014
España sufre al contraataque demasiado castigo en un partido en el que Holanda marcó el 1-3 tras una clara falta a Iker Casillas. Confiar en España tras la derrota ante Suiza en 2010 tuvo la recompensa de ser Campeones del Mundo.

Cuatro años después, la Selección española ha comenzado el Mundial perdiendo 1-5 ante Holanda en el único momento en el que se permite la derrota.

España comenzó muy presionada en el centro del campo. Van Gaal cumplió con la avanzada defensa de cinco pero acentuó la presión sobre el triángulo Xabi-Busquets-Xavi. El centro del campo español no se hacía con el partido como en otras ocasiones e Iniesta lo intentaba sin poder contar con el apoyo habitual. 

El Mundial empieza como acabó el último, y el partido prácticamente también. Minuto 7, jugada calcada a aquel uno contra uno que durante esta semana Robben ha reconocido no quitarse de la cabeza. Uno de los protagonistas era diferente, ahora era Snejder el que se quedaba solo ante Iker, pero el resultado fue el mismo: gran parada del capitán de la Selección española.

El partido siguió peleándose en el centro del campo. Los mediocampistas holandeses apuraban el reglamento en algunas entradas y la creación española no encontraba respiro. Sin embargo, en defensa los holandeses parecían más frágiles y concedían errores no forzados que a punto estuvieron de convertirse en goles de España. En el minuto 26, Silva cogió un balón y metió en profundidad al enésimo desmarque de Diego Costa. El 19 recibió en el área, recortó y fue derribado: Penalti.

Xabi Alonso chutó desde los once metros y gol. 

El final de la primera parte trajo la intensidad propia de un Mundial. Silva estuvo a punto de marcar tras un espectacular pase de Iniesta que rompió a toda la defensa holandesa, y en la siguiente jugada, un balón a la espalda de la defensa española lo alargó de cabeza Van Persie por encima de Casillas para colocar el empate justo antes del descanso. 

Una intensa lluvia apareció con el pitido inicial de la segunda parte y sería decisiva. En el minuto 52 Robben con un poco de fortuna recortó en el punto de penalti y marcó el segundo de Holanda.

Debajo en el marcador, los de Del Bosque siguieron confiando en el toque y en las posesiones largas, pero Holanda salía con tres puñales al contraataque. Van Persie en el 60 aprovechó uno de ellos y remató al larguero y en el 65, De Vrij amplió ventaja tras rematar una falta que botaron al área y en la que Van Persie hizo falta clara a Casillas. Dos minutos después, el colegiado italiano anuló un gol a Silva por fuera de juego.  Del Bosque introdujo cambios con Torres y Pedro, por Costa y Xavi. A 13 del final, el mojado terreno de juego le jugó una mala pasada a Iker Casillas en un control que convirtió Van Persie en el cuarto gol, Robben, en otra contra, hizo el quinto. En toda la fase de clasficación, la Selección solo ha encajado tres goles, algo que demuestra la solidez defensiva del equipo y dejar ver como accidente la goleada.

Hace cuatro años se comenzó perdiendo, hay equipo para confiar en que el resto del torneo se repita.