CRÓNICA | La otra España también sabe ganar

Saint Gallen (Suiza) 29 Mayo 2016
Luis Arnáiz
Carmelo Rubio
Dos espléndidos goles del gaditano Nolito en el primer tiempo y otro de Pedro en el último minuto materializan el triunfo (3-1) ante Bosnia i Herzegovina

Con una selección “C”, es decir, de circunstancias, o más, aun que eso, de circunstancias difíciles que se vuelvan a repetir, una Liga que se resuelve en el último instante y en la que está el paquete principal de jugadores del equipo nacional, los del FC Barcelona; con una final de la Champions el día antes, y de la que sale otro bloque esencial que forma la selección, jugadores del Atlético y el Real; con todo eso y con más, España se vio obligada a librar un encuentro nada fácil en Saint Gallen, el primero de los tres de preparación antes de la Eurocopa, sabiéndose que apenas un puñado de los que estarán en ella iban a salir del duro cruce con los duros bosnios. Pero era lo que imponían las circunstancias y ante eso no hay más tela que cortar.

Una España preparada para el mañana no inmediato, el de Francia 2016, saltó a jugar en el Arena de Saint Gallen, poblado de aficionados bosnios, ocho veces más que los españoles. Una España rebosante de juventud, de maneras, de ganas de llegar y de talentos por madurar; un equipo todavía sin granar, pero que ofrece grandes expectativas, de talentos en fase de crecimiento, atado a las sabias manos de dos expertos como Cesc y Silva, a la agudeza de Aduriz y la explosividad de Nolito, pero, como es natural, muy lejos de estar ahormado, ilusionante, sin duda, mas también inexperto e inocente, que son cosas que se curan con el tiempo y con el talento nada más, pero, también nada menos. Con todo eso se presentó en Saint Gallen en España, donde los mayores del equipo, Casillas, De Gea, Sergio Rico, Thiago,Piqué, Alba, Busquets e Iniesta vieron el partido desde la grada, todavía con las huellas del fin de campaña como mordidas en su piel.

Con todo eso, una fe ilusionante y una calidad insolente, la selección brindó un excelente primer tiempo ante Bosnia, saldada con dos goles en los primeros 17’ de partido, ambos de esa especie de guerrillero, mitad artillero, mitad ilusionista que es Nolito, ese gaditano de Sanlúcar, un tipo al que le gusta fajarse con los rivales, partirse el pecho con ellos, rezongar cualquier decisión arbitral que considere injusta y sorprendernos a todos con dos remates de denominación de origen. El primero, desde su ángulo natural, el izquierdo, rematando de parábola un balón que debió rozar ligeramente en un defensa, que se fue el poste izquierdo y acabó entrando a los 10’ de juego; el segundo, siete minutos después, en su lado no natural, el ángulo derecho. Ahí Nolito obró como un orfebre: recogió un largo ataque español, retuvo el balón un par de segundos, dudó qué hacer con él, vio adelantado a Begovic y, literalmente, se la coló por alto.
    
Esta otra España, la de quizás solo un titular inicial en la Euro, Silva, quizás dos, Cesc, si las circunstancias tácticas lo aconsejan libró en una tarde fría y lluviosa un notable primer tiempo, seguros los centrales, Bartra y San José; firme Bruno Soriano en el cierre; rápidos Bellerín y Azipilicueta; con gotas de figura en ciernes Asensio; bregador Aduriz, de las manos todos, insisto, de Silva y Cesc. Una España entera que no se achicó cuando Bosnia recortó distancias, que manejó bien el balón, llegó mucho y bien, y tuvo dos o tres oportunidades más de materializar su evidente ventaja, ocasiones a las que no llegaron por dos palmos Silva y Asensio. Aduriz nos alegró la vista a todos con un taconazo primoroso que se le marchó fuera poco antes de que se armara un gran alboroto del que salió para la caseta, bien expulsado, el autor de la diana bosnia Emir Spasic.

Esa otra España lo fue en juego en la segunda mitad, ahora con Pedro y Denis Suárez, de salida, por Silva y Aduriz, y lo fue a pesar de una inferioridad numérica que los bosnios no dieron la impresión de padecer demasiado. Fue un tiempo más frenético, impulsivo, de corazón que el primero, probablemente porque no había un Silva que impusiera las pausas y España fue todavía más “otra” cuando se marcharon a los vestuarios Cesc, Nolito y Asensio y entraron Llorente, Williams y Oyarzábal con lo que la selección perdió cualquier atisbo de europea que pudiera haber tenido, de salida, poco o nada al acabar. Bosnia se aprovechó de ello, atacó más, y mejor, remató a un poste de Asenjo y al abrigo de los suyos puso en aprietos a España, que tuvo otra gran oportunidad en un disparo cruzado de Oyarzábal, bueno a esa nueva España que las circunstancias llevaron a Saint Gallen y donde Nolito, el de “Cai”,  se postuló como rematador de cuidado, y donde Pedro selló su conocida habilidad para acudir a cualquier rechace que se le ponga a tiro. Así cerró con el 3-1 un encuentro en el que la selección cumplió con creces cualquier expectativa.

 

F
Amistoso
AFG Arena
St. Gallen (SUI)
29/05/2016
18:00h. (Hora peninsular)
S. Klossner (SUI)
R. Zgraggen (SUI)
J.Y. Wicht (SUI)
S. Schärer (SUI)
15ºC - 59ºF
97%
6 km/h
3
España
España
Nolito 10', 17', Pedro 94'
1 Asenjo
3 Bellerín
6 San José24 Fornals 83'
4 Bartra
2 Azpilicueta
14 Bruno
19 Asensio15 Williams 59'
10 Cesc5 Diego Llorente 59'
21 Silva8 Denis Suárez 45'
22 Nolito16 Oyarzábal 59'
20 Aduriz11 Pedro 45'
Seleccionador: Vicente del Bosque
1
Bosnia
Bosnia
Spahic 28'
1 Begovic
25 Memisevic 89' 6 Vranjes
4 Spahic
17 Zukanovic
5 Kolasinac
7 Besic
8 Medunjanin 66' 21 Hadzic
20 Hajrovic 45' 19 Visca
10 Pjanic
23 Duljevic 56' 26 Hodzic
9 Grahovac 78' 18 Duric 21' 11 Dzeko
Seleccionador: Mecha Bazdarevic