EURO FUTSAL | Un día en la concentración de la Selección Española de Fútbol Sala durante la Euro 2022

Groninga (Países Bajos) 24 Ene 2022
Los jugadores del combinado nacional no solo entrenan. Os contamos cómo es su jornada, desde que se levantan hasta que se acuestan. Cada actividad, enfocada para mejorar el resultado en la pista con los mejores profesionales

24 de enero. 9:00 horas. Los jugadores de la Selección Española de Fútbol Sala amanecen en el Hotel Best Western de Groninga y se ponen manos a la obra. Primero un test de antígenos para comprobar que todos están bien. Después, el desayuno.

Tras coger fuerzas, el cuerpo médico del equipo, comandado por el Doctor Martínez Riaza, se encarga de realizar un estudio antropométrico en el que evalúan el estado físico de cada uno. Terminado el estudio, algunos miembros de la plantilla se dirigen al gimnasio con el preparador físico, David González, para seguir poniéndose en forma.

Llega la hora de comer, en la que todos se cuidan a base de alimentos sanos preparados por Chema, el cocinero de la Selección. Finalizada la comida, disponen de un tiempo para descansar en sus habitaciones. Después de la siesta, a muchos de ellos les gusta reunirse para jugar una partida a las cartas, donde el juego que más les gusta es, sin duda, 'la pocha'. En esta franja horaria también hay hueco para atender a los medios: entrevistas telefónicas o videollamadas que el equipo de comunicación se encarga de gestionar, así como de generar contenido en web y redes sociales. Javi Moreno, además, ejerce de cámara para que la afición no se pierda un detalle de esta Euro.

Llegadas las 17:30 horas, los jugadores analizan junto a Fede Vidal los detalles tácticos y técnicos de los entrenamientos y partidos para seguir mejorando en cada jugada. Una vez están claros los conceptos explicados en la sesión de vídeo, normalmente impartida por Iñigo Martínez -quien hace las veces de Mon Barreiro, aislado en su habitación, pero trabajando tanto o más que antes-. Finalizada la tareas, los jugadores se dirigen al autobús para ir al entrenamiento en Windervanckhal Trianing. El secretario de la Selección, Javi Orol, está al tanto de que todo esté perfectamente organizado. Paco y Constantin, los utilleros, se encarga de proporcionar el equipamiento necesario para la sesión.

Una vez allí, la concentración es máxima. Ya se sabe, se juega como se entrena, y estos chicos lo dan todo en el 40x20 aunque no se haya escuchado el himno previamente. Prueba de ello son los medidores de esfuerzo que llevan durante cada sesión. Luis Marimón, pone especial atención en el trabajo de los porteros al mismo tiempo que se encarga de grabar la sesión. José Luis Sáez, jefe de expedición, sigue con detalle cada ejercicio y está pendiente de cualquier detalle.

Después de una merecida ducha, llega la hora de la cena, pero todavía no ha acabado el trabajo, ya que los jugadores pasan por las manos de los fisioterapeutas, Iván Urrutia y Sergio Escotet, antes de irse a la cama a descansar, ya que al día siguiente habrá que volver al trabajo.