PREVIA | Podemos hacerlo

Reims (Francia) 24 Jun 2019
Saúl Ramos
La Selección española femenina se enfrenta este lunes a Estados Unidos en los primeros octavos de final mundialistas de su historia

Se calcula que unas 7 millones de mujeres juegan al fútbol en Estados Unidos, en torno a un 20% del total mundial, superando los 1,5 millones de fichas federativas. En España, país media docena de veces menor en habitantes, apenas son 60.000 las chicas con licencia en este deporte y sin embargo...

Sin embargo la magia de este deporte hace que este lunes a partir de las 18:00 (hora peninsular española) el estadio Auguste-Delaune de Reims se convierta en el epicentro de un anhelo compartido cuya onda expansiva quiere llegar a todos y cada uno de los rincones de nuestro país.

En su primer encuentro de la historia de una eliminatoria mundialista, la Selección desafía a las vigentes campeonas, las tres veces laureadas e indiscutible número uno del ranking FIFA. Las estadísticas, ha dicho el técnico Jorge Vilda, están para romperse.

Y lo están porque un grupo de 23 ejemplares futbolistas van a saltar sin complejos al césped francés para medirse al equipo de los 47 encuentros seguidos marcando, a las más goleadoras con diferencia del presente Mundial y a un conjunto, el dirigido por Jill Ellis, rebosante de talento, experiencia -29 años de edad media, la mayor del torneo- y capacidad física.

Las posibilidades de la Selección pasan por hacerse dueña de la pelota y no encajar gol en el primer tramo del encuentro

Estados Unidos suele optar con un juego directo, extremadamente veloz en sus transiciones y optando por un 4-3-3 con la californiana Alex Morgan -13 millones de seguidores en redes sociales- alternándose con la veterana Carli Lloyd arriba.

Rebasar la frontera del primer cuarto de hora sin recibir un tanto se antoja pues fundamental, ante unas norteamericanas que siempre se han adelantado en ese periodo durante este Mundial. Por ello España confía gran parte de sus posibilidades a su testada solidez defensiva, junto a un juego de posesión que desdibuje las virtudes rivales.

Eso y el buen tono físico de las internacionales, todas ellas disponibles al cien por cien, en un día de fuerte calor con el mercurio superando los 30º a la hora del partido.

90 minutos para soñar y reivindicarse a partes iguales contra la superpotencia creadora de Rosie, la remachadora. Aquella mujer icono cultural, cuyo dibujo en plena Segunda Guerra Mundial bajo el lema We can do it! reivindicaba la capacitación femenina para suplir a los hombres destinados al frente en las fábricas de munición.

Una estampa que luego se haría mundialmente famoso como símbolo de la lucha por la igualdad entre ambos sexos. Tal vez por ello las jugadoras de la Selección han posado de la misma manera que Rosie la víspera del trascendental duelo contra las norteamericanas. Este lunes, con el puño cerrado, el brazo dispuesto y el bíceps tenso nuestras internacionales quieren demostrar al planeta fútbol que ha llegado su hora. Pueden hacerlo.